Aparato digestivo de un animal

Aparato digestivo de un animal

Sistema digestivo de las plantas

Todos los organismos vivos necesitan nutrientes para sobrevivir. Mientras que las plantas pueden obtener las moléculas necesarias para la función celular mediante el proceso de fotosíntesis, la mayoría de los animales obtienen sus nutrientes mediante el consumo de otros organismos. A nivel celular, las moléculas biológicas necesarias para la función animal son aminoácidos, moléculas lipídicas, nucleótidos y azúcares simples. Los alimentos que se consumen consisten en proteínas, grasas e hidratos de carbono complejos, pero las necesidades de cada uno son diferentes para cada animal.

Figura \N(\PageIndex{1}): Dieta humana equilibrada: Para los humanos, las frutas y las verduras son importantes para mantener una dieta equilibrada. Ambas son una fuente importante de vitaminas y minerales, así como de hidratos de carbono, que se descomponen mediante la digestión para obtener energía.

Los animales deben convertir estas macromoléculas en las moléculas simples necesarias para mantener las funciones celulares, como el ensamblaje de nuevas moléculas, células y tejidos. La conversión de los alimentos consumidos en los nutrientes necesarios es un proceso de varios pasos que incluye la digestión y la absorción. Durante la digestión, las partículas de los alimentos se descomponen en componentes más pequeños que posteriormente serán absorbidos por el organismo.

Partes y funciones del sistema digestivo animal

El rumen (en el lado izquierdo del animal) es el compartimento estomacal más grande y consta de varios sacos. Puede contener 25 galones o más de material, dependiendo del tamaño de la vaca. Debido a su tamaño, el rumen actúa como un depósito o cuba de almacenamiento de alimento.

Además de almacenamiento, el rumen es también una cuba de fermentación. El entorno del rumen favorece el crecimiento de los microbios. Estos microbios digieren o fermentan el alimento dentro del rumen y producen ácidos grasos volátiles (AGV). El rumen absorbe la mayor parte de los AGV de la fermentación.

Un buen suministro de sangre a las paredes del rumen mejora la absorción de los AGV y otros productos de la digestión. Pequeñas proyecciones (papilas) recubren el rumen, lo que aumenta su superficie y la cantidad que puede absorber.

El retículo es una estructura en forma de bolsa situada en la zona delantera del cuerpo, cerca del corazón. Los tejidos del retículo forman una red similar a un panal. Entre el retículo y el rumen hay un pequeño pliegue de tejido, pero ambos no son compartimentos separados. Juntos se denominan retículo ruminal.

Sistema digestivo del mapache

En su forma más simple, el sistema digestivo es un tubo que va de la boca al ano. Su principal objetivo es descomponer enormes macromoléculas (proteínas, grasas y almidón), que no pueden ser absorbidas intactas, en moléculas más pequeñas (aminoácidos, ácidos grasos y glucosa) que pueden ser absorbidas a través de la pared del tubo, y en el sistema circulatorio para su difusión por todo el cuerpo.

Las regiones del aparato digestivo pueden dividirse en dos partes principales: el tracto alimentario y los órganos accesorios. El tracto alimentario del sistema digestivo está compuesto por la boca, la faringe, el esófago, el estómago, los intestinos delgado y grueso, el recto y el ano. Asociados al tracto alimentario están los siguientes órganos accesorios: glándulas salivales, hígado, vesícula biliar y páncreas.

Partes del sistema digestivo

Todos los organismos vivos necesitan nutrientes para sobrevivir. Mientras que las plantas pueden obtener las moléculas necesarias para la función celular mediante el proceso de fotosíntesis, la mayoría de los animales obtienen sus nutrientes mediante el consumo de otros organismos. A nivel celular, las moléculas biológicas necesarias para la función animal son aminoácidos, moléculas lipídicas, nucleótidos y azúcares simples. Los alimentos que se consumen consisten en proteínas, grasas e hidratos de carbono complejos, pero las necesidades de cada uno son diferentes para cada animal.

Dieta humana equilibrada: Para los humanos, las frutas y las verduras son importantes para mantener una dieta equilibrada. Ambas son una fuente importante de vitaminas y minerales, así como de hidratos de carbono, que se descomponen mediante la digestión para obtener energía.

Los animales deben convertir estas macromoléculas en las moléculas simples necesarias para mantener las funciones celulares, como el ensamblaje de nuevas moléculas, células y tejidos. La conversión de los alimentos consumidos en los nutrientes necesarios es un proceso de varios pasos que incluye la digestión y la absorción. Durante la digestión, las partículas de los alimentos se descomponen en componentes más pequeños que posteriormente serán absorbidos por el organismo.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos