Vegetacion de los manglares

Vegetacion de los manglares

animales terrestres

El bosque de manglares, como ecosistema que se desarrolla en la zona de transición entre los ecosistemas marinos y terrestres, está constantemente sometido a las variaciones de las mareas. Debido a este duro entorno con constantes cambios de temperatura, agua y sal, la vegetación del manglar es robusta y muy adaptable. Como consecuencia, esta comunidad forestal presenta una alta persistencia y respuesta a las perturbaciones (Alongi, 2008).

México es el cuarto país con mayor proporción de cobertura de manglares (Friess y Webb, 2014) y el quinto con mayor biomasa total sobre el suelo (Hutchison et al., 2014). En las lagunas costeras del Pacífico centro-occidental de México, los manglares constituyen la vegetación dominante (López-Portillo y Ezcurra, 2002). El Holoceno ha sido una época de crecientes cambios ambientales en México, con un impacto humano que ha prevalecido durante al menos 5000 años (Denevan, 1992). En todo el mundo, la distribución actual de los manglares es un legado del Holoceno y su resistencia ha soportado fluctuaciones prolongadas en el nivel relativo del mar (Alongi, 2008).

cangrejo de manglar

Un manglar es un arbusto o pequeño árbol que crece en aguas costeras salinas o salobres. El término también se utiliza para la vegetación costera tropical formada por estas especies. Los manglares están presentes en todo el mundo en los trópicos y subtrópicos e incluso en algunas zonas costeras templadas, principalmente entre las latitudes 30° N y 30° S, con la mayor superficie de manglares a 5° del ecuador[1][2].

Las familias de plantas de manglar aparecieron por primera vez durante las épocas del Cretácico tardío al Paleoceno, y se distribuyeron ampliamente en parte debido al movimiento de las placas tectónicas. Los fósiles más antiguos que se conocen de un mangle datan de hace 75 millones de años[2].

un complejo sistema de raíces para hacer frente a la inmersión en agua salada y a la acción de las olas. Están adaptados a las condiciones de bajo oxígeno del lodo anegado,[6] pero es más probable que prosperen en la mitad superior de la zona intermareal[7].

El bioma del manglar, o mangal, es un hábitat distinto de bosque o matorral salino caracterizado por entornos costeros deposicionales, donde los sedimentos finos (a menudo con alto contenido orgánico) se acumulan en zonas protegidas de la acción de las olas de alta energía. Las condiciones salinas que toleran las distintas especies de manglares van desde el agua salobre, pasando por el agua de mar pura (de 3 a 4% de salinidad), hasta el agua concentrada por evaporación a más del doble de la salinidad del agua de mar del océano (hasta 9% de salinidad)[8][9].

bruguiera gymnorhiza

Avicennia germinans (L.) L. es la especie más común de la familia Avicenniaceae en nuestra zona (Figura 3). Según Luz et al. (2000), A. germinans es más frecuente en zonas elevadas, menos inundadas y en condiciones más salinas.

Avicennia schaueriana Stapf y Leechman ex Moldenke ha sido registrada en varias localidades de la costa (Figura 3), principalmente cerca de playas arenosas (Amaral et al., 2001; Santos, 2005). Esta especie no ha sido reportada en ninguna parte como un constituyente importante del bosque de manglar en nuestra área de estudio.

Laguncularia racemosa (L.) C.F. Gaertn. (Combretaceae) se encuentra a lo largo de toda la costa en manglares de agua salina y salobre (Figura 3). Esta especie ocupa principalmente los bordes de los bosques, los grandes huecos, los lugares ribereños y otras zonas abiertas. No hay registros de bosques dominados por L. racemosa.

Entre las especies citadas como asociadas a los manglares (Tabla 1), sólo unas pocas aparecen en condiciones de alta salinidad (salinidad >30). La mayoría de ellas son hierbas halófilas que se encuentran con más frecuencia en los bordes de los canales o en otras zonas abiertas; unas pocas son especies de marismas (Carlton, 1975). El único mangle leñoso asociado de alta salinidad es Conocarpus erectus L. (Combretaceae), que coloniza principalmente los ecotonos de los manglares y las marismas donde el suelo es más arenoso y se inunda con menos frecuencia. Los autores han observado algunos arbustos y lianas (Muellera-Fabaceae-Faboideae, Rhabdadenia – Apocynaceae) en ambientes salinos (salinidad >30) en la península de Ajuruteua, Bragança. Sin embargo, la mayoría de los asociados leñosos del manglar, así como las hierbas como Crinum sp. (Amaryllidaceae) y el helecho del manglar Acrostichum (Pteridaceae), parecen no poder prosperar sin una influencia significativa del agua dulce. Algunas de las especies citadas en la bibliografía podrían ser de hecho de origen terrestre (por ejemplo, Astrocaryum, Cassipourea) y pertenecer por tanto a ecosistemas adyacentes como la restinga (vegetación de dunas). Otras especies pueden ser invasoras ocasionales procedentes de hábitats de agua dulce inundados temporalmente aguas arriba (Várzea).

garzas

Ha solicitado una traducción automática de un contenido seleccionado de nuestras bases de datos. Esta funcionalidad se proporciona únicamente para su comodidad y no pretende en ningún caso sustituir a la traducción humana. Ni SPIE ni los propietarios y editores del contenido hacen, y renuncian explícitamente, a cualquier representación o garantía expresa o implícita de cualquier tipo, incluyendo, sin limitación, representaciones y garantías en cuanto a la funcionalidad de la función de traducción o la exactitud o integridad de las traducciones.

«Un método sistemático para el mapeo 3D de los bosques de manglares basado en datos de elevación de la misión de radar del transbordador, formas de onda de ICEsat/GLAS y datos de campo: aplicación a la Ciénaga Grande de Santa Marta, Colombia»

22.  A. L. Mitchell, Remote Sensing Techniques for Assessment of Mangrove Forest Structure, Species Composition and Biomass and Response to Environmental Change, University of New South Wales, Sydney, Australia

«Estructura de la vegetación de los manglares en el sureste de Brasil a partir de datos de radar de apertura sintética phased array de banda L», Journal of Applied Remote Sensing 10(3), 036021 (6 de septiembre de 2016). https://doi.org/10.1117/1.JRS.10.036021

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos